Unción de los Enfermos

This post is also available in: English (Inglés)

En el Sacramento de la Iglesia de la Unción de los Enfermos, a través del ministerio del sacerdote, es Jesús quien toca a los enfermos para curarlos del pecado, y algunas veces incluso de dolencias físicas. El Rito de la Unción nos dice que no hay necesidad de esperar hasta que una persona esté en el punto de la muerte para recibir el Sacramento. Un juicio cuidadoso sobre la gravedad de la enfermedad es suficiente.

Cuando se otorga el Sacramento de la Unción de los Enfermos, el efecto esperado es que, si es la voluntad de Dios, la persona se sane físicamente de la enfermedad. Pero incluso si no hay una curación física, el efecto principal del Sacramento es una curación espiritual por la cual la persona enferma recibe el don de paz y valor del Espíritu Santo para enfrentar las dificultades que acompañan a una enfermedad grave o la fragilidad de la vejez.

Si usted o un ser querido desean recibir la unción de los enfermos, contáctenos en nuestras Oficinas Pastorales al 714) 751-5335 para dejar su información y que uno de los sacerdotes se comunique con usted.